miércoles, 13 de abril de 2016

I Encuentro MJRomántica: Crónica de un día inolvidable




Cuando María Jesús Romero anunció que MJR Agencia Literaria iba a organizar un evento de Romántica en Collado Villalba (Madrid), no dudé en participar, pese a que huyo de las etiquetas y no quiero que se me considere «escritora de Romántica» sino simplemente escritora. Además, he asistido a algún que otro evento de estas características y la experiencia no resultó demasiado positiva. Sin embargo, intuía que este iba a ser diferente. Y no me equivoqué.



Llegué a Madrid en el primer Ave de la mañana, procedente de Barcelona, acompañada por mi séquito (mi hijo y mi hermana), y después de dejar el equipaje en el hotel nos dirigimos a Collado Villalba. Nuestra intención inicial era coger un tren de cercanías, pero la recepcionista del Rafaelhoteles Atocha nos informó de que el metro nos llevaba hasta la estación de unos autobuses que iban directos y te dejaban justo delante de nuestro destino: el Centro Cultural Peñalba. No teníamos la certeza de que esa fuese la mejor opción, aun así, seguimos el consejo de la amable señorita. Y aunque nos perdimos las primeras intervenciones, aterrizamos a tiempo de disfrutar de la Mesa de Novedades MJR en la que Mar Cantero, Elena Montagud, Mario Escobar y Susana Bielsa nos presentaron sus nuevas novelas, publicadas ese mismo 9 de abril, en exclusiva. Ya de entrada, me cautivó la calidad que de los autores participantes y el buen rollo que rezumaba el ambiente. La aventura no había hecho más que empezar y olía a literatura, a cultura, a ganas de hacer las cosas bien e intercambiar opiniones y conocimientos.




Se sucedieron las mesas, a cual más interesante. Tuvimos el privilegio de contar con la actriz y modelo Vanesa Romero, que interpreta a «Raquel» en la serie La que se avecina, y formó tándem con Blue Jeans en la Mesa de Redes Sociales, moderada por Neo Coslado. Tanto Blue como Vanesa nos contaron qué ha supuesto para ellos estar tan presente en las redes, dejando clara la importancia de seguir una línea, de saber qué imagen queremos transmitir para promocionar nuestra marca. Me sorprendió agradablemente Vanesa —que en nada se parece a su personaje televisivo—, rompiendo por completo con el desafortunado tópico que persigue a las rubias.






Sin ánimo de ofender a nadie, porque todos merecen mi más absoluto respeto, debo decir que en la Mesa «Habla la experiencia», formada por Antonia J. Corrales, Víctor Fernández Correas, Mario Escobar, José Antonio Rebullida y Neo Coslado, me impresionó en especial la intervención de Antonia, por su desparpajo, su forma de expresarse sin pelos en la lengua y la abrumadora seguridad en sí misma que demuestra. No creo equivocarme demasiado si afirmo que todos la escuchábamos boquiabiertos de admiración. No obstante, fue muy enriquecedor conocer la experiencia y la forma de trabajar de cada uno de estos autores, con sus pautas, hábitos y manías.  




A esas horas ya empezábamos a notar un agujero en el estómago, todo hay que decirlo. O sea que fue un auténtico placer devorar, cual alimañas hambrientas, el magnífico cátering que María Jesús y Neo, socorridos por sus encantadores ayudantes especiales, nos ofrecieron, amenizado por un estupendo sorteo en el que los protagonistas eran los libros.




Acto seguido, tuvimos la oportunidad de disfrutar de la Mesa de Editoriales en la que intervinieron Enrique Cabrera (Arconte) y Ana Coto (Palabras de Agua). Ambos hablaron de su trabajo como editores y no escatimaron a la hora ofrecer sabios consejos, muy útiles, para tener en cuenta a la hora de contactar con una editorial y enviar un manuscrito. Pero es que, además, Enrique elevó a un pedestal la gracia andaluza, con sus simpáticas ocurrencias, propias de los monólogos típicos de El club de la comedia.





La desidia que acostumbra a aflorar en eventos culturales, después de unas cuantas horas de duración, no apareció en este, doy fe. Lo afirma una que había tenido que levantarse a las 3:30h de la madrugada, habiendo trabajado hasta bastante tarde el día anterior. Cansancio, sí; aburrimiento, no, todo lo contrario.




Impresionante también fue la intervención de Lola P. Nieva en la Mesa de lobos. Me cautivó su explicación y me entraron unas ganas irresistibles de leer sus novelas, aunque eso me ocurrió en numerosas ocasiones, a lo largo del día, a medida que cada autor nos hablaba de su obra.




¡Y llegó el gran momento! Tuve el honor de codearme con un estupendo elenco de escritoras y escritores en la Mesa de Autores MJR, compartiendo espacio con mis queridas Mencía Yano y Mar Cantero, entre otras y otros. Neo Coslado fue el moderador y ahí tuvimos la ocasión de expresar, una por una, uno por uno, cómo descubrimos a MJR Agencia Literaria, por qué decidimos acudir a ella, cómo nos sentimos siendo representados por ella y otras muchas cosas más relacionadas con nuestro trabajo, nuestra obra y la implicación particular de cada uno en la Novela Romántica como género. Lo que más me gustó de esta mesa fue que no había personajes principales, ni secundarios, sino que todos éramos protagonistas.




La jornada continuó con la Mesa de Autoeditados, que nos ayudaron a desmontar más de un tópico. Después pudimos disfrutar de la intervención de Ana Coto, Arlette Geneve y la siempre dicharachera y locuaz Regina Román, en la Mesa de Invitados especiales. Y el evento llegó a su fin, aunque nos pareciera mentira. Las horas pasaron con esa velocidad con la que transcurren los sucesos felices, esos cuya belleza eterna queda prendida en nuestra memoria para el resto de nuestros días.







Fue para mí un placer conocer en persona a Mar Cantero, entre otros muchos autores y autoras, como la encantadora Chloe Queen o la veterana Antonia J. Corrales, por ejemplo; fue para mí un placer coincidir de nuevo con Mencía Yano, Elena Montagud y otros tantos y tantas.
Mi más sincera enhorabuena y agradecimiento a María Jesús Romero y Neo Coslado —y a sus colaboradores especiales— por su indiscutible profesionalidad, por la infinita generosidad, pero sobre todo por la buena organización, que no es fácil de lograr, en un evento de semejante magnitud; y por la calidad de contenidos. Mereció la pena el madrugón, el viaje, el gasto extra, el cansancio y las horas robadas al sueño.

¿Para cuándo el II Encuentro MJRomántica?