viernes, 10 de octubre de 2014

La pasión arrasa en Frigiliana

 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Cuando el avión aterrizó en Málaga aquel viernes, a primerísima hora de la mañana, un atractivo chófer (que no era otro que mi primo José Manuel) ya me esperaba en el aeropuerto. Había recibido órdenes, por parte del ayuntamiento, de ir a recogerme. Iba acompañado por mi representante oficial (cómo no, mi padre). Y os parecerá una tontería, pero me sentí importante. ¡Menudo recibimiento! Ni con Lady Gaga se hubieran tomado tantas molestias. No fuimos en Limousine, ni falta que nos hizo. Me ahorré el pesado trayecto en autobús, inevitable para sortear los cincuenta kilómetros que separan la capital de la villa de Frigiliana, y ese es un dato a tener en cuenta. Bonita forma de dar comienzo a una aventura que me tenía tan excitada como ilusionada y que, por unas cosas y otras, había estado posponiendo desde hacía meses.  
 
 

Después de saludar a familiares y amigos me fui en busca de María José Caravaca (concejala de Turismo), que me había ayudado a organizarlo todo, con permiso del ayuntamiento. Luego encaminé mis pasos hacia el Centro Cultural Casa del Apero para observarlo con otros ojos, pues aunque había asistido a numerosas charlas, conferencias y actos similares, nunca lo había hecho desde el otro lado. La presentación de Pasión en Marrakech tendría lugar ahí mismo, al día siguiente... ¡qué nervios! Necesitaba concretar hasta el último detalle, así soy yo, no me gusta dejar ningún cabo suelto.
 
 



Mientras deambulaba de aquí para allá me cruzaba con gente en mi recorrido. Escasas eran las personas no enteradas de la noticia, pero alguna quedaba. Una inmensa mayoría me saludaba con entusiasmo, me felicitaba por el acontecimiento y anunciaba que haría lo posible por asistir. El desmesurado cariño con el que me asaltaban me sorprendía a cada paso.
 
 



La familia al completo se volcó en mí, colaborando cada cual a su manera para que todo saliera perfecto: mi primo José Manuel fue mi chófer particular; mi prima Ana Belén cambió su turno de trabajo para poder asistir al acto; mi prima Carmina me acercó con el coche al supermercado más cercano con el fin de comprar bebidas y picoteo para ofrecer después del evento; mis padres me alimentaron e hicieron las veces de escudo evitando visitas inoportunas en mis horas de ensayo y concentración; mi prima Esperanza y mi tía Carmela mantuvieron las bebidas frías hasta el último instante; y entre todos se encargaron de llevar los víveres a la Casa de la Cultura, y se ocuparon de que nadie se quedara sin una copa de cava o un vaso de refresco. No hay palabras para expresar lo infinito de mi agradecimiento hacia todos y cada uno de ellos. Eran conscientes de mi nerviosismo, no estoy acostumbrada a hablar en público y cuando se avecina un acto de tales características permanezco en tensión continua durante las largas horas y días previos.
 

A las cuatro de la tarde del sábado, 4 de octubre del 2014 (dos horas antes de lo previsto), ya estaba yo sentada en la mesa del patio de la Casa del Apero (se celebró al aire libre porque hacía un tiempo estupendo), con unas cincuenta sillas delante, aún vacías, contemplando el micrófono con estupor. Jamás en la vida había usado micrófono. Tuve tiempo de meditar, pasear, observar, divagar... A eso de las cinco y media llegaron Rita y Federico, de Librería Europa (Nerja) y montaron su stand con una cantidad nada despreciable de ejemplares de Pasión en Marrakech. Enseguida hizo también su aparición María José Caravaca y poco a poco, sin prisa pero sin pausa, fueron llenándose las sillas.
 

 
 
 


 
 

Algo más tarde de la hora acordada, María José pronunció unas palabras sobre mí, a modo de presentación, y luego me dejó sola ante el peligro. Arrancar fue lo peor, ya que quise hacerlo mentando a Pilar Herrero Sánchez, una gran amiga que esperaba esta presentación con la ilusión de una chiquilla, que debería haber estado ahí, sentada en primera fila, pero el destino no lo permitió. Nos dejó para siempre y de forma inesperada apenas dos semanas antes. Recordarla en un momento como ese era inevitable e imprescindible. Se lo debía. Fue muy duro. Para mí y para muchos de los presentes que, tras una emotiva ovación en su honor, me animaron a continuar. Un par de tragos de agua disolvieron el nudo de mi garganta, y la calidez del público disipó la humedad de mis ojos. Después de eso... todo fue fácil. Además, ella estuvo allí, lo sé... Estoy segura.
 
 


Siempre me he sentido en Frigiliana como pez en el agua. Se trata de un pueblo pequeño, y hasta cierto punto es comprensible que cualquier nuevo acontecimiento cause sensación. Admitamos, sin embargo, que dar a conocer una novela no es comparable a un espectáculo de baile, una representación teatral o la actuación de un grupo musical. Para el público en general, la presentación de un libro se augura como un acto que presume ser tedioso y que sólo unos cuantos pueden apreciar, dependiendo de si la temática es o no de su incumbencia y en todo caso del vínculo que le una al autor. Por eso, toda expectativa quedó superada con creces, en esta ocasión. El aforo se fue llenando... y llenando. Faltaron sillas, pero enseguida sacaron más. Me sentí desbordada, y muy querida. Un interminable aplauso siguió a la charla, hubo preguntas repletas de sana curiosidad y afecto sincero. Pero lo que más hubo fue cariño a raudales.
 


A continuación estuve recibiendo felicitaciones y firmando libros durante más de una hora. No sólo a gente autóctona, también de pueblos colindantes, e incluso de fuera de España, porque en Frigiliana viven ingleses, franceses y alemanes, entre otras nacionalidades. Personas que en su día la visitaron con fines turísticos y acabaron quedándose para siempre. Me llegó al alma que me comentaran que mi charla les había transmitido paz y que habían disfrutado escuchándome. Con lo tímida que soy y el reto considerable que supone para mí hablar en público, oír algo así resulta realmente halagüeño. Desde la publicación de Pasión en Marrakech, este ha sido, con diferencia, el acto más emotivo que he protagonizado. La mayoría de gente había leído mi novela varios meses atrás, aun así compraron otros ejemplares para regalar. Se agotó casi por completo el stock disponible. Vamos, no es que vaya de diva, pero la verdad es que me hicieron sentir protagonista indiscutible y admirada... y me gustó. Fue maravilloso.
 


 
A toda mi familia (tanto los que fueron como los que no) por su colaboración, entusiasmo y apoyo: GRACIAS.
A todas las personas, conocidas y desconocidas, que estuvieron presentes: GRACIAS.
A los que deseaban ir pero no pudieron, no se acordaron o no se enteraron: GRACIAS.
A las magníficas fotógrafas espontáneas: GRACIAS.
Al Ayuntamiento de Frigiliana, a la Casa de la Cultura, a la Concejalía de Turismo, a la Librería Europa (Nerja): GRACIAS.
¡GRACIAS, frigilianenses!
¡¡¡UN MILLÓN DE GRACIAS, FRIGILIANA!!!
 
 
 
 
A Pili, porque si en el cielo hay acceso a internet, seguro que está leyendo esto con los ángeles.
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA NIÑA QUE HABITA EN MÍ

Érase una vez una chiquilla con una fantasía tan compleja y un mundo hacia dentro tan rico que a duras penas sabía cómo manejarse hac...