viernes, 21 de noviembre de 2014

Entrañable tarde entre amantes de la lectura

 
 



¿Os acordáis de mi maratoniana jornada de Sant Jordi?
Fue increíble. Todo el día arriba y abajo, firmando aquí, firmando allá. De los eventos que he vivido a lo largo de este intenso 2014 que ya se acaba, ese es uno de los que guardaré en los archivos mentales de mis recuerdos con mayor cariño.




La primera librería que pisé aquel 23 de abril fue Santos Ochoa, nunca lo olvidaré. Ahí conocí a la encantadora Montse Blanca Juárez, administradora de su Club de Lectura, y enseguida supe que nos íbamos a llevar bien. Fue ella la que me habló del Club y me comentó que los miembros eran mujeres, en su mayoría, pero no porque no pudiesen participar hombres, sino porque a ellos les cuesta más animarse con este tipo de eventos, algo que he podido comprobar en varias ocasiones. Montse me explicó que un jueves de cada mes se reunían para hablar de un libro determinado, debatirlo, leer párrafos en voz alta y dar cada una su opinión. Y de vez en cuando organizaban, además, presentaciones de autor. Fue ella misma la que me invitó a dar a conocer mi novela Pasión en Marrakech en una de esas convocatorias tan especiales, propuesta que, dicho sea de paso, acepté de inmediato.





El día elegido fue el jueves, 13 de noviembre de 2014, a las 19,30 horas. Una tarde entrañable.


















Tal y como había vaticinado Montse, no lo viví como una presentación propiamente dicha, sino como una charla entre amigas y amigos (ese día participaron hombres, ¡doy fe!), una estupenda reunión durante la que se habló de la pasión, del erotismo; de la represión, de la rigidez católica en algunos sectores de la alta sociedad; de la cultura marroquí, de las costumbres de nuestro país vecino, tan cercano y la vez tan lejano; del contraste entre la pobreza más extrema y el lujo; del aborto, de la vida... y un sinfín de temas más que de un modo u otro están presentes en Pasión en Marrakech y llaman a la reflexión.






 
 
 
Todo ello en medio de un ambiente que rezumaba calidez familiar, calidad cultural, amor por la lectura y...
Pasión por la literatura, en definitiva.
 
 
 
 
Quiero dar las gracias a todos los que estuvisteis apoyándome, escuchándome y compartiendo vuestro valioso tiempo conmigo (personas conocidas, unas, y otras desconocidas, que ya no lo son); a los fotógrafos espontáneos que surgieron por doquier (y con especial afecto a Víctor Pérez Moreno); y por supuesto a Nelly, la dueña de la librería Santos Ochoa
 

 
 
 
Pero sobre todo quiero transmitir mi agradecimiento a Montse Blanca Juárez, no sólo por concederme la oportunidad de participar en su Club de Lectura como autora invitada, sino también por leerse Pasión en Marrakech con tanto interés, desmenuzándola, analizándola en profundidad. Saltaba a la vista que había disfrutado de su lectura y supo trasladar al público ese sentimiento con toda la pasión que la propia novela rebosa.
 
Fue genial, Montse, mil gracias.
 
 
 

 

 
 
 
 
 

4 comentarios:

  1. Radiante como siempre
    tu fan número uno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu admiración te delata, y por eso eres mi Anónimo preferido. Te debo mil y un besos. Recuérdamelo.

      Eliminar
  2. Fue todo un placer poder compartir contigo esta tarde tan especial y todo un privilegio poder desmenuzar "Pasión de Marrakech" junto a ti Esperamos tenerte con nosotros en la librería de Santos Ochoa con tus próximos libros cuando los publiques.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero yo también con impaciencia ese momento. Me sentí muy, muy a gusto. No tengo palabras. Gracias, una vez más, y hasta pronto. Besos.

      Eliminar